lunes, 24 de marzo de 2008

MI AMIGA CELESTE



Celeste escapó al aire.


Celeste adoraba el polvo de los libros viejos en la biblioteca y los juegos de infancia. También los pollos que picoteaban en el corral, a su abuelo y a la tierra seca de aquellos campos de poniente, pero no pudo comprender nunca el mamemimomú de su escuela. Tampoco siempre.


Celeste se centró en una palabra, r-a-r-a, a la vez que contemplaba el sol del oeste en aquella extraña luz oceánica. Con sus profundos ojos, ceño fruncido, y hacia el horizonte, supuso que habría otros días, y volvió a retumbar en su rostro antes que en su cabeza, r-a-r-a… Lanzó una piedra al horizonte.

Salió de golpe corriendo hasta el fin de la luz del atardecer, sin despedida. Sin aviso se convirtió en aire, voló y saltó las barreras de las autopistas y las cargas pesadas de vehículos longes, los sueños profundos que al despertar sembraban hijos en sus entrañas.

Miró al aire, subió aún más la mirada, cortó el viento y la lluvia, traspasó la espesura de las nubes subida en las águilas, sobrepasó no sin dificultad los picos de las montañas, descansó en nidos a veces fríos, y descubrió que la caída sobre mullidas alas era dulce descenso entre algodones cobijado.


Celeste salió un día a hora incierta, apenas cumplidos los catorce, a tierras extrañas. Encontró el aire, se hizo aire. En ninguna crónica se ha escrito que volviera a ser rara.

7 comentarios:

Hôichi dijo...

la rareza no existe, sólo la incomprensión hacia lo desconoicido y hacia lo que no comprendemos de los demás

besitos

Celeste dijo...

Me emociona tu comprensión!
Gracias. Es estupendo que los amigos den tanto calor al corazón.
Como otras muchas veces digo: este internete, es la leche! Y encontrar gente como tú, con esa capacidad de sentir y "reconocer" es todo un lujo querida niña.
Lo dicho: gracias. Tus palabras no sólo me retratan, son manta.

Chayo dijo...

Querida Pilar:
Yo también tengo la suerte de que el aire de Celeste acaricie mi corazón. Es una de esa Amigas con mayúscula que la Vida( el azar, internet, los dioses... que más me da!!) ha depositado en la ribera de mi camino... Y anda conmigo, contigo...¡Somos afortunadas!
Un abracito.

Aloia dijo...

Hermoso homenaje Pilar a la amistad, emocionante, reconciliador con estos tiempos fríos. Estoy con Hôichi, no existe la rareza, sólo la originalidad de cada alma no siempre comprendida.
Mil biquiños!

Pilar M Clares dijo...

La rareza soy yo Hoichi o ... es el mundo mundial entero universo acaso? jum

Y el lujo tú, Celeste, que no soy la única que lo dice, Chayoooo gusto verte, ¿a que sí? a la bí a la ba a la bimboná con paté de aceitunas que me acabo de acordáaaaa ¡¡que viva!!

Ya llega la primavera, Alioa, pasó el triste febrero. Sol, ven. Que sí, que sí existimos, que sí.

Fondos marinos de besos.

Celeste dijo...

¡Dancemos zagalas, qeu yo pongo el rioja!

Raquel dijo...

¡Qué magia tiene este texto, Pilar! ¡Qué magia! y cómo va envolviendo al que lo lee...
Tengo que pensar una foto que lo ilustre, pero será difícil dar con una imagen que refleje toda esa magia y no la desvirtúe...