lunes, 17 de noviembre de 2008

Ser Derviche


Inmersa estoy en los pliegues del amor,

totalmente libre.

Aquí he estado innumerables veces,

he recorrido incontables caminos.

Charlatán y rey he sido,

sanador y enfermo.

Como nube he flotado,

como lluvia diluviado.

Soy de viento y de fuego,

estoy hecha de tempestuoso mar.

Me moldearon de arcilla roja pintada:

Soy la esencia de la risa, ¡pura luz!

Si me ves, mira de nuevo,

¡No soy yo a quien has visto!



Este canto lleva conmigo muchos años.

Lo que expresa, vibra dentro de mí como música.

Sus palabras se adelantaron a mis labios.

Le tengo escrito sobre la piel bella y fuerte de un poderoso tambor.

Son los versos que yo escribiría para presentarme.

(Perdón por el retraso)

5 comentarios:

Pilar M Clares dijo...

Bellísima la imagen, y las palabras plenas. Aunque te hubieras presentado con ellas, no es a ti a quien hubiéramos visto, hemos de mirar más de una vez, infinitas, de dentro hacia dentro, con la satisfacción de que la equivocación no existe, sí la vida, de mil colores, de mil esencias.

(te pondré una vela jajajajaajaj)

Muchos besicos, Celeste, eres estupenda, que lo digo yo, que soy santa, divina y una autoridad en la materia jajajajaaj

Celeste dijo...

Amen.

Monica Tello dijo...

Hola Celeste, qué bien que pasaste por mi blog!!!!

Me encanta esta entrada.

Besos!!!!!!!!!

Lucía Benítez dijo...

Y yo lo suscribo y lo aplaudo que no soy ninguna autoridad pero sí, al menos, un voto de calidad.

Celeste dijo...

¡Que hermosas sois!!!!!!!!!!!