miércoles, 30 de mayo de 2007

terapia de choque

A veces creo que estamos suspendidos en el aire y no hacemos nada más que balancearnos cual cometa borracha. Este sábado intentaré que eso no suceda, ya que estaré deleitando mis orejas con una dosis de buena música ( a vosotros, no os queda más remedio que conocerme, jejeje).
De todos modos las lunas y los soles que nos vigilan están muy mosqueados con nosotros. Y nos abrasan con miradas de displicencia. En fin, que intentaré cazar todos los duendes pederastas (no por que les guste follarse niños, sino que se cepillan pezqueñines) y losantinos (por un tal Federico) que pueda. Pero lo más importante es que disfrutaré como un cosaco ebrio y flatulento, jejeje.
Así que rebelión, suban a sus corazones y griten: " goo goo my friend goo".

4 comentarios:

Angélica dijo...

Recuerdo una vez en un taller al que asistí de teatro antropológico, nos decia el instructor que pareciamos serpientes borrachas cuando estabamos en la escena... jajaja! jamás se me olvidará esa imagen que me dejó aquel individuo pues desde ese momento empecé a cuidar mis propios movimientos e intentar que los demás no se dieran cuenta de lo ebria que estaba....
(gracias por hacerme recordar)

Jugada dijo...

Estas como yo en un concierto de lucybell pero me concentre solo el el vocalista chauuuuuu haaaa cuando vi a kane fue increible pero estaba muy sobria plop

Pilar M Clares dijo...

¿¿¡disfrutaste, amigo...cuenta!!!!

raull dijo...

Yo ya sabes que no fui a ver a Sonic Youth, no son santo de mi devoción... pero con lo cerca que teníamos el showroom, lo oí enterito, jeje.