lunes, 4 de febrero de 2008

Arena y centeno

Estamos perdidos en la interestatal de la vida, algunos nos dirigimos hacia San Francisco, otros hacia Nueva Orleans, y otros hacia la nada, en definitiva, respiramos y supuramos. Todos buscamos, fluimos, encontramos.... lo terrible y maravilloso es que somos perseguidos, la mole fría nos pone la zancadilla y nos tira el aliento en los tobillos......




El video es un fragmento de "El Perseguidor" de Julio Cortázar

5 comentarios:

Aloia dijo...

Da igual hacia dónde caminemos cuando no interesa el camino; sólo se camina caminando, incluso hacia la nada. Apenas buscamos y pretendemos que nos encuentren sin haberlo hecho siquiera con nosotros mismos y es entonces cuando nos sentimos perseguidos. A veces, esa mole fría no somos más que nosotros mismos creyéndonos que no hay camino.
Me encanta Cortázar, sobretodo porque nunca dejó de caminar.
Mil biquiños

raull dijo...

Yo con Aloia... al final somos siempre nosotros quienes nos perseguimos sin descanso... la mole blanca, nosotors mismos.

Pilar M Clares dijo...

Gracias por la voz de Cortázar, gracias por la tuya, supurante, que traes a este lugar donde te puedes poner cómodo.

Me seduce el aliento en los tobillos, mirar al suelo, contemplar los pasos propios, apartar con descuido el frío de la mole, llegar sin intención a los perseguidores. Desmontarlos. Sin darme cuenta.

Muchos besos

Hôichi dijo...

gracias a todos por estar ahí

Raquel dijo...

Terrible y maravilloso, mágica contradicción. Besos.