miércoles, 12 de diciembre de 2007

ESPIRAR, INSPIRAR



Respirar, morir o vivir.
Con intermitencia construimos el paso
entre la vida y la muerte,
porque de un hilo de aire se hace lo humano
cuando nace y muere
inspira y espira.

en esos brevísmos instantes, milésimas de segundos, el tiempo articula la esencia de ser.
Sigues siendo hermoso.

Beso tus manos que, en la inconsciencia,
elevas y posas sobre las mías,
anhelantes de estos largos momentos.
La vida se alarga, la vida no es corta.

en cada latido se oye el fluir de tu río.
Acaricio tu rostro.

Mojo la gasa en el agua
y con ella rozo suavemente tu boca
Me pregunto si soy yo misma la que
impaciente de tiempo, desea seguir viviendo
en este líquido que pongo en tus labios

y deja mojados mis dedos.
Tu piel tan rosácea.

Recobras tus gestos a veces.
Yo te miro embobada de cerca
en la plenitud de esta agonía

mostrada con irónica dulzura

incluso reniegas de tantos besos
mientras buscas en lo bordes de ti mismo
el espacio relleno con unos y otros
que, entristecidos y alocados,
acudimos ansiosamente a recuperar
todo aquello que ya nos diste.
Y tu boca se ríe

A tu suavidad me acerco
Subes y bajas, respiras tranquilo.
Eres el más hermoso.
Estiras los brazos,
tu mano, de nuevo.

Eres plenitud de vida.
Y te quiero, tanto tanto

5 comentarios:

Hôichi dijo...

te felicito por arrojar sentimientos hacia la calle

besitos

Anónimo dijo...

Aunque desde lejos, te mando un abrazo. Y un beso grande.
(G)

Pilar M Clares dijo...

lOs dos sabéis de qué se habla. MIl besos

Raquel dijo...

Lo que te pida el alma, Pilar. Ya te va pidiendo hablar, :) Aquí me tienes. Un beso.

Encarna dijo...

Cuanto sentir y sin poder remediar, una vez se libera lo que queda és una enorme paz interior llena de mucho amor.

Mil Besos